Cómo y por qué comencé a realizar las sesiones online

Las ideas, las circunstancias, las ciudades,  cambian y se transforman.  También evoluciona la tecnología, la ciencia incorpora nuevos conocimientos y surgen nuevas ideas que originan nuevos aportes tecnológicos.

Las Constelaciones también se transforman rápida y continuamente. Los avances tecnológicos ocurridos desde el 2003 cuando comencé a trabajar con las Constelaciones, aunado a  los cambios en mi manera de trabajar abrieron la posibilidad de ofrecer  algo que un principio me resultaba inimaginable y hasta cuestionable.

El 2006 comencé a compartir conocimientos sobre las Constelaciones y otros temas, a través de charlas realizadas por Skype.  Durante estas charlas de manera reiterada las  personas me preguntaban si era posible realizar  Constelaciones por skype.  Las primeras veces que escuché esta pregunta, mi mente no estaba abierta para esta posibilidad, mis creencias me hacían pensar que esto no era posible, me negaba ante esta solicitud. Esta negativa se debía, a que por una parte, consideraba era indispensable la presencia de las personas para que se diera la experiencia y por otra, porque la manera como había aprendido a realizar las  Constelaciones individuales requerirá de la utilización de figuras o plantillas para representar a personas pertenecientes al sistema familiar.

Mientras tanto, la pregunta sobre la posibilidad de hacer Constelaciones por internet,  seguía surgiendo, y  yo negando esa posibilidad, hasta que me di cuenta, de que en realidad, era posible hacer exactamente lo mismo que hacía en una consulta individual a través de skype. Hasta un día, durante una charla surgió de nuevo la pregunta, en esta oportunidad le dije a la persona que era algo que nunca había hecho, pero que si ella estaba dispuesta, podíamos intentarlo. Asumí la responsabilidad de trabajar con la persona y ella asintió a la experiencia. Esto resultó ser todo un éxito, el proceso se dio tal cual como ocurre en una consulta presencial,  aun cuando ni siquiera estaba viendo a la persona, sólo la estaba escuchando.

Poco tiempo después,  otra persona que venía a mis consultas, me animó a realizar una Constelación por internet a un familiar que vivía en fuera del país, y que estaba interesado. Accedí a realizarla y le dije que le diera mi correo para que me contactara, el joven poco días después me escribió  y acordamos el encuentro. De nuevo la experiencia fue igual que en forma  presencial.  A partir de ese momento no me negué más a estas peticiones, y hoy  en día es  una opción para quienes les resulta imposible venir a realizar sesiones presenciales.

En la actualidad,  además de las Constelaciones, también realizo sesiones de neuroliberación online, una técnica basada en las neurociencias,  que complementa y potencia el trabajo realizado con las constelaciones.

Con frecuencia afirmo que vinimos a este mundo con nuestras manos llenas de regalos para esparcir en el jardín de la vida, todos los regalos son buenos y embellecen el jardín. Siento que la posibilidad de realizar las Constelaciones online, es  uno de los regalos que he recibido  y me alegra poder ofrecer.

Es muy gratificante ver el gozo de un espíritu  libre, que emprende su propio vuelo, despliega su belleza y también nos brinda los muchos regalos que tiene para ofrecer.

Compártelo con tus amigos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email

Artículos recientes

Reflexiones
amar

Amar a un ser humano

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad...
octubre 6, 2020 | Por: Mireya Materán
Neuroliberación, Productividad
peresa

¡Que pereza!

Muy probablemente conozcas personas en tu familia, amistades o...
septiembre 20, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
no-trates

No trates de corregirme

“Por favor, no trates de corregirme. No soy un...
septiembre 3, 2020 | Por: Mireya Materán