Las constelaciones familiares. El caso de Leticia

Las constelaciones son una experiencia que permite a las personas ver y liberarse de lealtades con sus antepasados, pues no sólo lo que escuchamos, nos dijeron o nos hicieron nuestros padres, tío, hermanos, maestros repercute en nuestra vida.

Acontecimientos y asuntos no resueltos por nuestros abuelos, bisabuelos y hasta bisabuelos dependiendo del caso, pueden tener consecuencias en nuestras vidas. Esto fue lo que descubrió Bert Hellinger mientras trabajaba con los guiones de vida, una técnica utilizada en Análisis Transaccional, que permite establecer el programa de vida de una persona – para ese entonces se pensaba que este guión era determinado por las vivencias personales-. Ahora se sabe, que no sólo lo que se ha vivido determina el guión de vida, sino que lo que ocurrió a los ancestros repercute en los descendientes, aun cuando sean asuntos, desconocidos, ocultos o secretos.

Hellinger observa que en ocasiones los descendientes “cargan” con destinos de sus antepasados, por ejemplo si alguien era excluido o tratado de manera injusta, un nieto, podía vivir el mismo destino. Lo mismo ocurría con emociones, sentimientos o culpas no asumidas.

Veamos un ejemplo:

Leticia, tiene dificultad para consolidar una relación de pareja, no comprende los motivos. Es una mujer emprendedora y exitosa. Sus relaciones han sido con sido con  hombres que huyen al compromiso y carecen de iniciativa y empuje, a quienes ella termina dejando por “no estar a su altura”.

El abuelo de Leticia, había tenido una amante, y Julieta, su esposa, la abuela de Leticia lo sabía, pero nunca dijo nada, calló su rabia y su dolor, siempre se mostró amable con el abuelo, llegó al extremo de recibirla en su casa.

Leticia, carga la rabia de su abuela Julieta, expresa la emoción y los sentimientos ocultos y reprimidos por ella. Cuando hace la constelación sale a luz que la abuela quería a otro hombre, quien se casó con otra, de manera que en realidad Julieta, nunca quiso al abuelo. Al hacer la constelación la nieta ve el dolor del abuelo, quien fue abandonado por su madre y no fue amado por su esposa. También vio la rabia de la abuela Julieta. Durante la constelación Leticia siente mucho amor por su abuelo, se libera de la rabia. Ahora está más disponible para una relación de pareja.

Los descendientes, de manera inconsciente son leales a sus antepasados repitiendo lo que ellos vivieron, no permitiéndose lo que ellos no tuvieron y buscando resolver lo que no fue resuelto. Esto por supuesto, no sirve ni a los ancestros, ni a los descendientes, por el contrario, conduce a situaciones trágicas, enfermedades, accidentes, sufrimiento, y lleva a perpetuar el drama de una generación a otra sin que se encuentre una verdadera solución.

Por supuesto, la persona no se da cuenta de esto, sólo ve las consecuencias, es decir, la enfermedad, el accidente, problemas de adicción, relaciones conflictivas, fracaso, carencia, la culpa, la tristeza, sin comprender y mucho menos liberase de la lealtad con miembros de su familia que vivieron duros destinos. La persona sin darse cuenta está atada a un pasado invisible.

Detrás de cada persona hay una historia, una larga historia, donde han ocurrido muchas cosas, algunas de las cuales, la familia no ha podido integrar, digerir, como muertes trágicas, pérdidas, tragedias, guerras, hambrunas, miserias, traiciones, injusticias, estafas. Son las heridas en alma familiar, que los descendientes cargan con la ilusión infantil de quitar el dolor a quienes las sufrieron. Quien se arroga ese derecho termina sufriendo y hace sufrir a otros, en una cadena interminable.

Pero, ¿es posible liberarse de estos embrollos? ¿Cómo?

Para liberarse de estas lealtades es necesario que la persona pueda ver, comprender y soltar lo que no le corresponde. Entonces, puede sanar y tomar su propia vida. Esto se logra, realizando un Constelación Familiar, un método novedoso y efectivo desarrollado por Bert Hellinger con base a sus comprensiones. Al colocar configurar en un espacio el sistema familiar utilizando representantes para los miembros de la familia, es posible develar las dinámicas y encontrar soluciones de manera sorprendente y efectiva.

La Constelación Familiar, se puede realizar en un taller o en forma individual, y no requiere la presencia de otros miembros de la familia. Una sesión puede brindar una profunda comprensión y conducir a la reconciliación, la unión, a la integración en otras palabras a la sanación. Cada vez, son más las personas en el mundo que pueden dar fe de la efectividad de esta experiencia.

Son de gran ayuda cuando hay dificultad en las relaciones, enfermedades graves, tendencia a accidentes, al fracaso en fin cualquier limitación o dificultad que impida gozar de una vida plena.

Las Constelaciones han evolucionado y lo siguen haciendo, como consecuencia de nuevas comprensiones que han llevado a trascender y cambiar y diversificar tanto la forma de realizarlas como los ámbitos en los que son utilizadas. Por lo que Hellinger hoy día las denomina Hellinger Science Caminar con el Espíritu.

Si en tu vida hay situaciones que se repiten, si padeces una enfermedad, si tienes dificultades en tus relaciones, o problemas de adicción, tendencia a accidentes, al fracaso, sensación de abandono, de no encontrar tu lugar, Una Constelación Familiar puede ayudarte.

Compártelo con tus amigos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

Artículos recientes

Neuroliberación, Productividad
424526-PDT1XI-702

¡Que pereza!

Por qué y cómo superarla.
septiembre 20, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
Unhappy young couple quarrelling indoor, aggressive angry boyfriend shouting at offended sad wife, lady with arms crossed. Constant family conflicts. Horizontal photo banner for website header design

No trates de corregirme

“Por favor, no trates de corregirme. No soy un...
septiembre 3, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
Cute couple in a city. Lady in a white dress. Pair sitting on a cafe

Amar a un ser humano

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad...
agosto 15, 2020 | Por: Mireya Materán