Permite y abraza lo que sientes

Seguramente estos días te has visto invadido por diferentes emociones que van desde la rabia, la tristeza, ansiedad, dificultad para concentrarte, dormir o simplemente muy estresado. Quizá muestres cambios de humor. En momentos cómo los que vivimos, caracterizados por un clima de inestabilidad, incertidumbre y agresiones las emociones se alteran y llevan a conductas y comportamientos diferentes dependiendo de la persona. En principio ayuda darnos cuenta de lo que estamos sintiendo y permitirlo. Pues es el negar la emoción lo que hace mayor daño, daño que puede expresarse hacia afuera respondiendo o haciendo algo de lo que posteriormente puedo arrepentirme y en ocasiones tener consecuencias lamentables o hacia la misma persona, generándose enfermedades, o alteraciones emocionales.

Por ejemplo, algunas personas que no contactan sus emociones, pueden hablar sin contenerse, o alterar sus hábitos alimenticios, o de sueño, mostrar cambios de humor, conductas agresivas otros pueden paralizarse, en fin la manera cómo la persona puede responder en una situación de crisis e incertidumbre, varía.

No obstante, el primer paso si quieres manejar y no dejarte llevar por lo que estás sintiendo, es detenerse y reconocer qué es lo que sientes, pues muchas veces debajo de la emoción expresada o que se cree se está sintiendo está oculta la verdadera emoción, que no quieres reconocer o aceptar. Por ejemplo, puedes estar sintiendo mucha rabia, pero cuando observas y puedes captar lo que sientes realmente puedes darte cuenta de que en realidad lo que estás sintiendo es miedo o culpa. En ocasiones, hay personas que se sienten deprimida y desanimada pero en realidad lo que tienen es mucha rabia, soberbia por no aceptar algo que ocurrió de manera diferente a como lo deseaba. Cuándo nos quedamos en la emoción superficial y no contactamos y nos damos cuenta de la verdadera emoción que está encubierta o reprimida no vamos a lograr soltarla y sentirnos mejor. Es por ello, que es muy importante durante momentos de crisis, detenerse y darte cuenta de lo que realmente estoy sintiendo.

Puede ayudarte escribir con precisión el nombre de la emoción o expresar verbalmente la emoción que estás sintiendo. Si por ejemplo me doy cuenta de que tengo rabia, digo en forma pausada y sin emoción: “Estoy sintiendo mucha rabia”, y observa sin enjuiciar lo que ocurre. Es importante que sepas que no hay emociones buenas o emociones malas, simplemente las emociones son pensamientos que se expresan a través del cuerpo, de manera que para quienes quieren conocerse más a sí mismo y lograr más paz interior son de gran valor para darnos cuenta de pensamientos que hemos reprimido, de los cuales no somos conscientes y que hacen que en muchas oportunidades reacciones de manera muy diferente a como nos gustaría hacerlo.

También ayuda observar en qué parte del cuerpo se siente la emoción. Por ejemplo una persona está haciendo algo que te molesta o te perturba de alguna forma. Es muy probable que en el momento que la persona hace lo que hace, tu realizas una interpretación que te lleva a sentir una emoción desagradable, y tu cuerpo responde de manera muy rápida a esa interpretación que has hecho, observar con atención la parte del cuerpo que reaccionando te ayudará por una parte a no reaccionar y por otra a darte cuenta de que allí se ha disparado alguna memoria, algún asunto no resuelto en el pasado que ahora vuelve a tener frente a ti para liberarte de ello. En otras palabras, esa reacción no gatillada por una persona en el presente, pero en realidad tú estás respondiendo a alguien del pasado.

No se puede dejar de mencionar una de la más sencilla y más conocida de todas. Respirar, realizar respiraciones siendo muy consciente y sintiendo el aire que entra hasta llegar el estómago y salir puede ayudar a calmar la mente pues, esta respiración unifica la mente con la respiración y la respiración siempre está en el momento presente. Mientras respira permite que surja lo que vaya surgiendo, si al realizarlo hay reacciones o sensaciones en tu cuerpo observa y si puedes relajar lo haces. Pues nos tensionamos cuando no estamos presente, estamos completamente identificado con los pensamientos, de manera que ni siquiera nos damos cuenta de la tensión en el cuerpo.

De acuerdo al curso de Milagros sólo existen dos emociones, o estamos en amor o estamos en miedo. Siempre que no nos estamos sintiendo bien, cuando nos sentimos contraídos, tenemos ansiedad, rabia, tristeza estamos en miedo. Cuando estamos en amor, nos sentimos relajados, expandidos, se experimenta alegría, entusiasmo. Es por ello que todo ataque no es más que una petición de amor.

La persona que ataca se está defendiendo, en otras palabras tiene miedo, no se siente amada. Por ello la respuesta siempre debe ser una respuesta amorosa. Pero claro, esto pueden hacerlo quienes no están en miedo, están en amor y no se sienten atacados y pueden ver la falta de amor en el otro. Los que estamos inmersos en un conflicto y nos sentimos perturbados, estamos en miedo y nos sentimos amenazados. El primer paso para salir de ello es darnos cuenta, pues de esta manera estaremos menos confundidos y tendremos más claridad con relación a nuestras necesidades reales no satisfechas. Ya hablaremos en otra oportunidad de los diferentes tipos de necesidades.

Cuando hemos tenido experiencias, fuertes que nos impactan ayuda el que compartas y cuentes lo que te ha ocurrido a otras personas en un contexto de seguridad y protección.

El miedo está ahí para poner nuestro cuerpo alerta en caso de que en el momento presente ocurra algo que nos ponga en peligro, este miedo nos protege. El miedo que nos desgasta, desmejora la calidad e nuestra vida es aquel que surge como consecuencia de lo que imagino que va a ocurrir, debido a una experiencia pasada.

Por último, sólo quiero agregar que en caso de que una persona esté discutiendo y se esté alterando por no estar de acuerdo con lo que se le está planteando, porque ésto va en contra de sus creencias personales, no tiene caso insistir y continuar presionando a la persona con argumentos. Cuando una persona es manejada por una emoción, ocurre una desconexión a nivel cerebral que impide que ella escuche y pueda llegarse a algún entendimiento. Ha desaparecido la capacidad de razonamiento y entendimiento, y es inútil pretender de ella algo que ya no puede realizar.

Para ampliar el tiempo entre el estímulo y la respuesta, poder elegir la respuesta adecuada en lugar de reaccionar, es preciso, entrenar la mente para estar alerta, presente y no atrapada en los pensamientos. Como todo entrenamiento, esto requiere de disciplina.

En este sentido, puede ayudar la meditación – yo recomiendo mucho mindfulnes y las de Rupert Spira-,  el Tai chi, Yoga Bio danza, Pilates, cualquier actividad o disciplina que ayude, a liberar el estrés y desarrollar mayor una mayor capacidad de estar atentos al momento presente y no identificarnos con la emoción, ser capaces de observarnos sin juicio a medida que la estamos experimentando.

En ocasiones es necesario, mirar el origen de la creencia y la reacción que la misma genera, la generalización y deducciones equivocadas que hicimos como consecuencia de alguna experiencia dolorosa que nos negamos a enfrentar.

Compártelo con tus amigos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

Artículos recientes

Constelaciones familiares
caso-leticia

Las constelaciones familiares. El caso de Leticia

Las constelaciones son una experiencia que permite a las...
febrero 27, 2019 | Por: Mireya Materán
Neuroliberación, Productividad
424526-PDT1XI-702

¡Que pereza!

Por qué y cómo superarla.
septiembre 20, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
Unhappy young couple quarrelling indoor, aggressive angry boyfriend shouting at offended sad wife, lady with arms crossed. Constant family conflicts. Horizontal photo banner for website header design

No trates de corregirme

“Por favor, no trates de corregirme. No soy un...
septiembre 3, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
Cute couple in a city. Lady in a white dress. Pair sitting on a cafe

Amar a un ser humano

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad...
agosto 15, 2020 | Por: Mireya Materán