Tai Chi Chuan

La primera vez que escuché hablar del Taichi, fue hace muchos años en un congreso de Análisis transaccional en Barquisimeto, recuerdo estaba en una de ponencia donde se hablaba sobre el trabajo de bloqueos emocionales mediante movimientos corporales, cuando una persona del público preguntó sobre actividades que podría ayudar en este sentido, la respuesta del ponente fue Tai Chi, jamás lo había escuchado pero en mi memoria quedó guardado el nombre que aunque extraño para mi, era sencillo de recordar.

Quedé con la inquietud de saber más sobre esa desconocida actividad, lo que me llevó a preguntarle a un amigo de la universidad, quien me dijo: es un arte marcial, es como una danza, lentos, y mientras decía esto, lo ilustraba haciendo algunos movimientos con las manos. Ahora yo tenía un poco más de idea sobre lo que se trataba, y con más interés. Continué preguntándole si sabía dónde lo enseñaban, su respuesta me sorprendió, pues era muy cerca de la universidad y mucho más cerca del lugar donde vivía. Fui a ver una clase y me inscribí, así fue mi encuentro con esta milenaria disciplina.

Es un arte marcial, desarrollado en china, pues consiste en una secuencia de movimientos sirven como ataque o defensa personal. Este aspecto marcial ha ido perdiendo importancia, siendo utilizado cada vez más como una disciplina físico espiritual.

El Taichi es un arte marcial interno, que trae muchos beneficios a la salud y bienestar físico. Con frecuencia es definido como una meditación en movimiento. Esto es cierto, siempre y cuando se realice coordinando los movimientos con la respiración y teniendo mucha consciencia del movimiento que se realiza. Cuando se practica de esta manera, tranquiliza la mente y se relaja el cuerpo. Ayuda a liberar tensiones musculares y la energía contenida en ellas. Favorece la concentración, la coordinación, el equilibrio y la flexibilidad.

Pueden realizarlo hombres y mujeres de todas las edades, personas de avanzada edad, embrazadas, sólo o en grupo, en lugares abiertos o cerrados, en fin son pocas las excusas que se pueden poner para no practicarlo.

Son numerosos y diversos los esquemas de Taichi, existen formas que se practican con armas, tales como, la espada, el abanico, de manera que el practicante se mantiene en un continuo aprendizaje, exigiendo al cuerpo siempre nuevos y variados movimientos. Los beneficios abarcan el aspecto físico, mental, emocional. Se ejercita el cuerpo, pero sí se toma como disciplina en silencio y concentración, se ejercita la mente, trayendo beneficios físicos, emocionales y espirituales.

Durante las clases de Taichi se incluye la práctica del Chi kung, técnicas relacionadas con la medicina china tradicional, consisten en ejercicios que integran la mente, la respiración y movimientos. Existen muchos sistemas diferentes de Chi kung, y es practicado con fines terapéuticos, de salud o espirituales.

En fin, la intención aquí no es dar información sobre el taichí o el chi kung, pues hay abundante y muy interesante información en internet, sino por el contrario despertar curiosidad y motivar a lector a conocer más acerca de estas artes milenarias y practicarlas.

Una gran ventaja es que cualquier persona puede hacerlo, pues la exigencia será proporcional a la condición física dela persona. Es muy recomendable cuando hay dolencias físicas, sientes estrés, ansiedad, angustia, impaciencia, pesadez, problemas de circulación, tensión alta, o simplemente quieres mejorar tus condiciones físicas y mentales el Taichi es una opción. Hay muchos artistas marciales en distintos sitios de la ciudad y profesores que ofrecen clases particulares.

En el parque del Este los sábados y los domingos en la mañana hay numerosos grupos. Los martes mi maestra por muchos años la sifu Thayde Aguilera ofrece sus clases de 8:30 am y 10:00 am. Teléfono:0416 6280632. 

Compártelo con tus amigos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email

Artículos recientes

Reflexiones
amar

Amar a un ser humano

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad...
octubre 6, 2020 | Por: Mireya Materán
Neuroliberación, Productividad
peresa

¡Que pereza!

Muy probablemente conozcas personas en tu familia, amistades o...
septiembre 20, 2020 | Por: Mireya Materán
Reflexiones
no-trates

No trates de corregirme

“Por favor, no trates de corregirme. No soy un...
septiembre 3, 2020 | Por: Mireya Materán